.. A la memoria de mi padre: D. José Berni Gómez q.e.p.d. iniciador de esta colección

COLECCIONISTA DE VITOLAS DE PUROS
JUAN ALBERTO BERNI GONZALEZ (vitólfilo)   A.V.E. 1415

.

. el tabaco y su entorno-activo . La vitola . IntercambiosComprasVentas .


Grandes Tabaqueros y sus Marcas

Página Inicial La Vitolfilia La HABILITACIÓN de Caja de Puros Grandes Tabaqueros Grandes Tabaqueros Grandes Tabaqueros Grandes Tabaqueros Grandes Tabaqueros Relacion de Grandes Tabaqueros y sus Marcas

Jaime Partagás y Rabell Retrato de Jaime Partagás y Rabell, óleo conservado en la fábrica Partagás, La Habana 
Fábrica PartagásLa Real Fábrica de Tabacos Partagás, sita en la calle de la Industria, 160 de La Habana.


jaime partagas y rabell (*1), (*2)
.- Como detallábamos en el capítulo La emigración española a Cuba, fueron los emigrantes calatanes, y antes los canarios, los pioneros de la emigración española a la Colonia. Para ser mas concretos, son armadores catalanes de los puertos de Mataró, Calella, L'Escala, Arenys de Mar, Malgrat, etc... quienes, aprovechando los Reales Decretos promulgados por el monarca español Carlos III a partir de 1778 que intentan liberalizar el cultivo y comercio del tabaco, abren las rutas marítimas hacia América, alentando a sus compatriotas a buscar nuevas posibilidades de trabajo y de futuro, en definitiva una nueva vida.

Es en uno de estos pujantes astilleros de la costa del Maresme catalán, Arenys de Mar, donde nace el 7 de diciembre de 1816 nuestro personaje, Jaime Partagás y Rabell, que llegaría a triunfar en los negocios tabacaleros gracias a su claro perfil comerciante e inteligencia para los negocios.

Sebastián Partagás y Prat, el abuelo paterno de nuestro personaje, se estableció en Arenys de Mar, procedente de L'Atmella del Vallés, para trabajar en su oficio de sastre. La familia Partagás, tenía su residencia y próspero negocio de sastrería en una casa de la calle d'Amunt número 15.
Se casa en 1877 con Paula Gras y Catarinéu y tienen un hijo, Jaime, que en 1815 casa a su vez con Teresa Rabell y Pallarolas, y de este matrimonio nacen dos hijos: Jaime y Sebastián. El primero de ellos, nacido el 7 de diciembre de 1816, de nombre Jaime Partagás y Rabell, será el importante tabaquero que fundará en Cuba la mítica fábrica Partagás.

En 1831, a la edad de 14 años, Jaime Partagás Rabell, sale de su localidad natal, Arenys de Mar, con destino a Cuba, siendo registrada su salida el 29 de julio de 1831 en el libro de bajas del padrón de habitantes de Arenys.
LLega a la Habana y comienza su aprendizaje en los negocios relacionados con el mundo del tabaco bajo la tutela de Juan Conill y Pí. Este importante personaje, llegado a la Isla a principios de la década de 1800, era por aquellos tiempos, el más importante almacenista de tabaco en rama de Cuba. Persona de enorme generosidad, constituyó un eslabón inestimable de unión entre Cataluña y Cuba, ofreciendo sus conocimientos y experiencias a jóvenes catalanes recien llegados, cargados de ilusiones y ganas de trabajar en busca de mejores oportunidades en la isla, llegando incluso a apoyarles económicamente a salir adelante con sus iniciativas.
Juan Conill acogerá, encaminará y tutelará los primeros pasos de Jaime Partagás así como de otros muchos catalanes que llegarían a triunfar en Cuba en el mundo del tabaco y en los negocios en general, como por ejemplo los nombres: Gener, Rabell, Roig, Rivas, etc.

Medallas de PartagásHabilitación con las medallas obtenidas en su historia por la marca Partacás y Cia.

Como la mayoría de los catalanes, de perfil más comercial que tabaquero, Jaime Partagás comienza a hacer negocios en asociación a otro pupilo de Conill, Gerardo Martí, e inicia su negocio de tabaquería en un modesto taller artesanal en régimen familiar o chinchal en La Habana, estableciendo en 1840 el primer almacén de tabaco en rama que tuvo la ciudad, en la esquina de Cristo y Teniente Rey (*3).
En 1845 funda su fábrica LA FLOR DE TABACOS PARTAGÁS, en la calle Lealtad nº 44.
En ese mismo año de 1845, adquierer la finca Hato de la Cruz, de sesenta caballerías de extensión, en el municipio de Consolación del Sur, provincia de Pinar del Río, para cultivar su propia planta de tabaco. También establece allí dos tiendas donde los agricultores podían adquirir (a crédito) todo lo que pudieran necesitar para sus hogares y el trabajo en el campo.
La fábrica de tabacos Partagás va viento en popa y al poco tiempo se convierte en un próspero negocio con tanto éxito que en 1848, cuatro años después de iniciar su aventura, decide registrar su primera marca La Flor de Cabañas de Partagás y Cia., motivo del pleito con la familia Cabañas y González-Carvajal.
Jaime Partagás y Rabell casó en el año 1846 con Catalina Puig y tuvieron cinco hijos, José (1847), Teresa (1849), Clementina (1851), Catalina (1853) y Adela (1854).

Parece ser que Jaime Partagás Rabell solicita licencia para establecer su marca, y lo hace especificando dos denominaciones: La Pureza y La Flor de Cabañas. En 1848 se le concede la licencia solicitada pero sin especificar la marca aprobada, y ante la falta de concreción legal, opta por La Flor de Cabañas, con la finalidad de explotarla al extranjero. Lo cierto es que la marca La Flor de Cabañas estaba registrada desde hacía bastante tiempo a nombre de Francisco Álvarez Cabañas, conocido en los negocios tabaqueros como Francisco Cabañas, pues no utilizaba su primer apellido al menos en su actividad profesional. Manuel González-Carvajal, yerno de Cabañas, interpuso una demanda por usurpación de la marca, como propietario de la marca y representante de la familia Cabañas y González-Carvajal. Con ello, se iniciará un largo pleito que duraría cinco largos años y que finalizará con la sentencia firme de obligar al acusado, Jaime Partagás y Rabell, a no usar dicha denominación para los productos que llevaba comercializando desde 1848.
En 1853, obligado por la sentencia condenatoria, decide crear la que sería su famosa marca bandera La Flor de Tabacos de Partagás, cuya autorización y registro se concede en 1854, que llegaría a ser muy posiblemente la marca de elaboración de tabacos, cigarrillos y picadura más famosa y conocida a nivel internacional. Sus manufacturas de tabacos ganaron muy pronto prestigio internacional por su calidad y perfección, de forma que corría de boca en boca aquel decir popular, convertida en frase publicitaria de "Partagás y nada más".

 

Partagas-Deschamps Bella y cotizada vitola de la marca Partagas con retrato del capitán de la marina mercante española Manuel Deschamps.

El 18 de junio de 1868 es herido gravemente de un disparo de trabuco en un lugar cercano a su finca de Hato de la Cruz. Jaime Partagás fallecería veintinueve días después del atentado como consecuencia del paulatino agravamiento de sus heridas, en un intento desesperado de viajar a la Habana con la terminante oposición de los médicos que le atendían. Como era previsible, sus heridas no resisten el viaje, falleciendo el 17 de julio de 1868 en casa de unos amigos, en la localidad de Pinar del Río.

El trágico suceso conmocionó a Cuba entera. De las crónicas y declaraciones autoinculpatorias del asesino a sueldo que le dispara, el negro libre Pedro Díaz, empleado de una de las vegas de Jaime Partagás, se deduce que se debió tratar de un asesinato por dinero, por motivos no suficientemente aclarados, pero que seguramente debió provenir de enemigos comerciales o personales relacionados con los negocios del tabaquero. A partir de aquí, se pueden hacer tantas cábalas o hipótesis como se quiera, pero quizás nunca se conozca a ciencia cierta el autor intelectual del asesinato.
Lo cierto es que Pedro Díaz fue encarcelado, juzgado y presionado para que informara de la persona o personas que por los motivos que fuere le podían haber inducido a cometer el crimen. Siempre confesó que él era el autor del atentado que costó la vida a Jaime Partagás, pero jamás desveló los motivos. Pocos días después, Pedro Díaz apareció muerto en la cárcel donde estaba recluido, considerándose el caso como cerrado.
Como siempre suele ocurrir en estos casos, Pedro Díaz fue la cabeza de turco y pagó el crimen con su vida, sin que se pudiera conocer quien estaba detrás del crimen. Se han barajado fundamentalmente dos hipótesis:

 

Mapa de Pinar del Rio Término municipal de Consolación del Sur (provincia de Pinar del Rio)

El pleito con Manuel González-Carvajal .-
El largo pleito mantenido durante cinco años con Manuel González-Carvajal entre los años 1948 y 1853, tensó y endemonió demasiado las relaciones entre ambos grupos de poder, que a partir de entonces no fueron buenas. El hecho es que en el juicio contra Pedro Díaz, acusado del asesinado de Jaime Partagás se vertieron graves acusaciones por parte de la familia Crespo, por las que se afirmaba que fue el dinero de los Cabañas el que financió la muerte de Partagás.
Ciertamente, nunca se pudo demostrar la veracidad de tal acusación.

Las envidias y pleitos con sus vecinos de finca (Novel y Mato) .-
Parece ser que en los terrenos de la finca, Hato de la Cruz (Consolación del Sur), propiedad de Jaime Partagás y su socio Gabriel Millet, se asentaban dos tiendas: La Atalaya y Vista Alegre, que surtían de toda clase de material a los labradores y siempre a crédito de las cosechas de tabaco. Estas dos tiendas lindaban con la denominada Yaguey, propiedad del catalán Pedro Mato en sociedad con Ramón Novell, que sentía celos comerciales por el éxito de las tiendas de Partagás que incidían negativamente en su negocio.
Lo cierto es que Mato sostuvo varios pleitos contra Jaime Partagás, en uno de ellos en acusación pública, plena de rencor, le tilda de mal padre y de acostarse con sus esclavas, también aduce que es mal esposo. Es más que posible que de esta acusación de Mato derive la fama de mujeriego que tenía Partagás, y de que su asesinato pudiera ser fruto de amoríos en los barracones de los esclavos.

Otras hipótesis más o menos creibles han circulado a nivel popular, como que fue el mismo Pedro Díaz por celos a causa de los ardientes amoríos que mantenía con su mujer. Lo cierto es que en el asesinato de Partagás, confluyen diversos factores coyunturales que, unidos a su dinero y posición de relevancia en la sociedad cubana del momento, dejan al descubierto las envidias, intrigas, luchas e intereses contra Jaime Partagás procedente de familias tabaqueras y de círculos personales muy próximos a él. Por si fuera poco, para aderezar algo más la situación, nos encontramos con los prolegómenos de la Guerra de los diez años, iniciada por Carlos Manuel de Céspedes en 1868 con el famoso Grito de Yara, en su finca de La Demajagua, que dieron lugar a múltiples venganzas y ajustes de cuentas a la sombra del poder omnipotente del ejército de voluntarios.

Vitola Aguil PartagásAntigua vitola de la marca Flor de Tabacos Partagas y Ca. del fabricante Cifuentes, Fernández y Ca.

Al fallecer Jaime Partagás, se hace cargo de la fábrica, su hijo mayor, José Partagás Puig, poco dotado para los negocios, que al poco tiempo ya demostraba no ser lo suficientemente experto para gestionar adecuadamente una empresa de la importancia de Partagás, por lo que la compañía entra en pérdidas. Como consecuencia de ello se ve obligado a negociar un pagaré hipotecario por valor de 58.690 pesos con la garantía de sus vegas de Hato de la Cruz, con José Gener Batet, que a su vez se lo endosa al banquero asturiano Juan Antonio Bances Álvarez.
Ante el impago en la amortización del pagaré, se inicia un largo pleito pleito que comienza en 1880 con un acto de conciliación entre las personas implicadas: José Partagás Puig, Juan Antonio Bances Álvarez, José Gener y Batet para evitar el embargo de la finca del Hato de la Cruz, que en herencia había correspondido a Teresa Partagás, segundo hijo de Jaime Partagás en el orden de descendencia. Después de varios pleitos, el 23 de noviembre de 1880 se llega a un acuerdo entre José Partagás y Juan Antonio Bances, por el que se otorga escritura de retroventa o reserva a favor del vendedor del derecho a recuperar el bien negociado, en este caso la marca de tabacos Partagás y Cía según lo convenido en escritura de 27 de julio de 1876.
A este acuerdo recurren Teresa Partagás y su esposo, alegando que sólo su hermano ha vendido la marca de tabacos y no la de cigarrillos. El 22 de septiembre de 1887 se condena a Teresa Partagás a "silencio perpetuo" y a pagar las costas del juicio, que ascienden a 2.725 pesos.

En 1887, Juan Antonio Bances y Álvarez, una vez ejecutada la sentencia, toma posesión de la fábrica con todos sus bienes asociados (terrenos, material en stock, clientes, etc.). En 1909, la vendería al también asturiano y candamés Ramón Cifuentes LLano, que con sus profundos conocimientos del sector tabaquero, su esfuerzo, constancia y valía profesional llevaría la Real Fábrica de Partagás y Ca. a la excelencia mas absoluta, hasta el punto de ser considerada por muchos expertos como la marca mas prestigiosa a todos los niveles.

De la época de Jaime Partagás, dado su antigüedad, existe escaso y raro material, tanto de vitolas como de habilitaciones, por lo que tenemos que llegar a la época de Bances o Cifuentes para encontrar piezas coleccionables.

PREMIOS OBTENIDOS:

Medalla de 1ª clase en la Exposición Internacional de Francia 1855 y Medalla de oro en la Exposición Internacional de París 1862.

 

FUENTES DE INFORMACIÓN (*)

(*1)     Revista A.V.E. Grandes Tabaqueros Página 73: Don Jaime Partagás y Rabell fundador de la Real Fábrica de Tabacos Flor de Tabacos Partagás y Cia. Autor: Florencio Giménez Caballero
(*2)    Cien anillas de calidad en la Litografía Tabaquera. Autores: Manuel López Rodríguez y Florencio Giménez Caballero.
(*3)    http://www.cubamuseo.com/Estampa/3-13-es

 

 
Contador de visitas a las páginas
de "Grandes Tabaqueros"
Gracias por su interés.
 
061380
     
Contador de visitantes
de esta Web.
 
Counter