.. A la memoria de mi padre: D. José Berni Gómez q.e.p.d. iniciador de esta colección

COLECCIONISTA DE VITOLAS DE PUROS
JUAN ALBERTO BERNI GONZALEZ (vitólfilo)   A.V.E. 1415

.

. el tabaco y su entorno-activo . La vitola . IntercambiosComprasVentas .


.



Página Inicial La Vitolfilia La HABILITACIÓN de Caja de Puros Grandes Tabaqueros Grandes Tabaqueros Grandes Tabaqueros Grandes Tabaqueros Grandes Tabaqueros Relacion de Grandes Tabaqueros y sus Marcas

Eugene GoulmyEugene Goulmy (*1)


EUGÈNE GOULMY nació el 30 de octubre de 1865 en s-Hertogenbosch o en francés Bois-le-Duc, la capital de la provincia de Bravante Septentrional. Su padre, Paul Victor Philippe Goulmy, pastelero, fabricante de licores y restaurador, persona laboriosa y emprendedora sería para Eugène todo un ejemplo a seguir. A la edad de 15 años ya hizo sus primeros pinitos en la emergente industria del cigarro puro en un pequeño taller artesanal, para seguidamente entrar a trabajar en Mayer & Co, conocido mayorista de tabaco de Amsterdam.
En 1887 inició su propia empresa para la fabricación de cigarros con la denominación de Eugene Goulmy abriendo un taller ubicado en un pequeño ático de Amsterdam, en la calle Oudezijds Achterburgwal, 276 que pronto se queda pequeño y en 1889 debe trasladarse a otro edificio cercano, en Oudezijds Voorburgwal.

El 1 de julio de 1890, forma una sociedad con el alemán Rudolph Baar para fundar la empresa NV Sigarenfabriek Goulmy & Baar. Dado que Goulmy era el experto en el mundo del tabaco, desde el principio sería el alma de la compañía, gestionando el funcionamiento de la fábrica desde la compra del tabaco hasta la comercialización de los cigarros y la publicidad; Baar se encargaría exclusivamente de las finanzas de la compañía, por lo que se puede afirmar que Eugene Goulmy fue el alma de la firma.

Eugene Goulmy estaba obsesionado por construir un verdadero palacio para su fábrica que hiciera visible a todos el éxito de su empresa. Estaba al tanto de los bellos diseños del prestigioso arquitecto Abraham Salm, que había construido otros edificios industriales emblemáticos para el tabaquero Jacob Nienhuys, conocido por haber sido el primero en cultivar tabaco en las colonias orientales holandesas.

Fábrica Goulmy&Baar en AmsterdamFábrica de Goulmy & Baar en
Amsterdam, Rokin 31 (*1)

En otoño de 1894 inauguraban su primera gran fábrica en Rokin 31, una zona moderna y elegante de Amsterdam a sólo 500 metros del Palacio de la reina Willermina, que pronto daría trabajo a más de 120 tabaqueros. El edificio de seis plantas, uno de los más altos de la ciudad, aspiraba a ser un símbolo de poder e innovación. La novedosa incorporación del ascensor-montacargas con capacidad de hasta 500 Kg. le permitía tener la operatividad de una fábrica:
Piso 1: oficinas; Piso 2: taller de carpintería; Piso 3: comedores, vestuarios, almacén para los cigarros húmedos y sala de secado; Piso 4: bañeras, almacenes, sala de secado de tabaco y aireado; Piso 5: fábrica de cigarros, con bancos de trabajo fabricados por el propio arquitecto; Piso 6: sala de clasificación, con luz natural.

Fábrica de Goulmy&Baar en s-HertogenbochFábrica de Goulmy & Baar en s-Hertogenboch (*1)

El 31 de Agosto de 1899, con el negocio viento en popa, el gobierno holandés concede a su empresa la distinción de “Real”, pasando a denominarse Koninklijke Nederlandsche Sigarenfabrieken Goulmy & Baar, que en castellano sería Real fábrica Holandesa de Cigarros Goulmy & Baar. En las labores que se exportaban a los mercados de la órbita anglosajona figuraba Royal Dutch Cigar Works.
En 1902 logran un contrato de cinco años con la dinastía serbia para el suministro de nueve millones de cigarros. Posteriormente Pedro I de Serbia les concedería el privilegio de utilizar su escudo de armas y el 8 de enero de 1907 el título de proveedores oficiales de su casa real. (*5).

Pero no podía olvidar a su ciudad natal, s-Hertogenbosh, capital del Bravante holandés. De hecho, esta parte del país estaba siendo el destino mayoritario de muchos fabricantes de cigarros del norte en búsqueda de salarios más bajos y buen ambiente laboral.
En 1891, Goulmy ya había abierto una pequeña fábrica en la calle Kruisbroederstraat que, como solía suceder, al cabo de poco tiempo se quedó pequeña y decide construir una nueva fábrica. Esta vez encomienda su construcción al famoso arquitecto Petrus Stornebrink, quien el 31 de julio de 1897 pone la primera piedra del edificio en la calle Boschdijkstraat. En menos de un año, el 18 de julio de 1898, se celebró solemnemente su inauguración.
El edificio provocó la unánime admiración de los vecinos de la ciudad, pues era un verdadero “castillo industrial”, un modelo de fábrica, pues contaba con importantes innovaciones como sistema de calefacción y ventilación central, luz natural, etc. En sus años de apogeo la fábrica de tabacos dio trabajo a unas 400 personas, y una vez ampliada en 1907 a más de 500, llegando a ser la mayor fábrica de tabaco de Holanda en aquellos años.

 

Tienda Viribus AudaxLLegó a tener 24 tiendas Viribus Audax como la que vemos en la foto. En ellas se vendían los cigarros Goolmy & Baar de mayor calidad. (*1)

Goulmy&Baar, Viribus Audax, vitola Bella y antigua vitola marca Viribus Audax,
de Eugene Goulmy & Baar (*6)
Vitolas sencillas de Goulmy&Baar Sencillas anillas de Goulmy & Baar.
Observar el texto del reverso (*6)

Goulmy & Baar fabricaba exclusivamente cigarros de calidad, elaborados rigurosamente a mano y con mezclas de tabaco escogidas cuidadosamente. Como dice con cariño su nieto Paul Goulmy en su página web (*1) « para Eugene Goulmy, el cigarro era un manjar y así lo consideraba, al igual que lo hizo su padre con los productos de su pastelería; el sentido del gusto pasaba a través de sus cigarros».
En 1911, fabricó unos 41 millones de cigarros totalmente hechos a mano, más del 70% para la exportación a todos los rincones del mundo, pero sobre todo a Europa (Alemania, Austria-Hungría y Serbia).
Sus cigarros estaban anillados con vistosas vitolas y se presentaban en lujosas cajas de madera adornadas con bellas etiquetas litográficas (habilitaciones), vendiéndose bajo marcas sugerentes que, en muchos casos, nos evocan aires latinos como: Madame Recamier, Cuban Girl, Tres Marías, etc.
Sus labores se presentaban en ferias, exposiciones o presentaciones, y se vendían en 96 tiendas de su propiedad ubicadas en los mejores sitios de las principales ciudades holandesas. Después de la Primera Guerra Mundial, veinticuatro de sus tiendas tomaron el mismo nombre que su marca Viribus Audax (eran las que vendían los cigarros de mayor calidad). Otras tiendas se denominaron Cuba.

La Primera Guerra Mundial supuso un severo varapalo para la empresa, dado que Alemania, importante país de exportación, sufría un creciente empobrecimiento que recortaba drásticamente su poder adquisitivo, por lo que los cigarros caros serían los primeros en caer en beneficio de los baratos fabricados a máquina y de los cigarrillos.
Pero Goulmy creía en lo que estaba haciendo y no quiso cambiar. Él siguió fabricando sus cigarros caros hechos a mano y con buenas ligas. Se enorgullecía de ello ante otros fabricantes (el cigarrillo le parecía una blasfemia).

En 1914, los movimientos obreros de aquellos años fructifican en una dura huelga que afecta a sus fábricas y el hombre liberal, tolerante y generoso con sus obreros que siempre fue se siente traicionado.
En 1916, para reducir costes, decide concentrar toda la producción de cigarros en s-Hertogenboch. La fábrica de Rokin, en Amsterdam, es vendida a la Unión Bancaria de Rotterdam, entidad bancaria que llegaría a ser uno de los más importantes de los Países Bajos.
En 1924, en un intento desesperado de buscar nuevos mercados, realizó un viaje a Shanghai (China) financiado por las instituciones de la ciudad, para vender sus cigarros en ese país y así poder mantener la producción de su fábrica. También ese mismo año vendió 150 millones de cigarros tipo “señoritas” al ejército español.

Madame Recamier, vitolasVitolas marca Madame Recamier con el retrato de Juliette Recamier (*6). 
Madame Recamier caja de puritosCaja de cigarros marca
Madame Recamier (*1).

Pero la industria del cigarro había tomado otro rumbo y con el paso del tiempo se demostró que la resistencia de Goulmy a modernizar sus métodos de producción había resultado inútil. La caída era ya imparable, y en octubre de 1929, después de 40 años de fructífera colaboración, se deshace la sociedad Goulmy & Baar. Al poco tiempo, la fábrica de s-Hertogenbosh pasará manos de Harry Kersten, propietario de las plantas Willem II en Valkenswaard.

Fábrica de Rudolf Baar en S-HertogenbochFábrica de Rudolf Baar en s-Hertogenboch (Westwall) en 1929, una vez deshecha la sociedad con Goulmy (*1)

Eugène Goulmy se retiró completamente de la vida empresarial y en 1934, al poco tiempo de fallecer su esposa, dejando su ciudad natal para irse a vivir con sus dos hijas a Viena. Rudolf Baar junto a su hijo August siguieron fabricando cigarros de las marcas Madame Recamier y Cuban Girl en un edificio reutilizado como fábrica de tabaco en Westwal (s-Hertogenbosh), bajo la denominación N.V. Nederlandsche Sigarenfabriek Voorheen Goulmy &Baar, que traducido al español sería: Fábrica de Cigarros Holandesa S.A. antes Goulmy & Baar.

La fábrica de Goulmy & Baar de s-Hertogenbosh está declarada monumento nacional. Los trabajos de restauración concluyeron en 2014, aprovechándose esta circunstancia para reponer el letrero de Willem II, que figuraba desde 1929 en su fachada principal, por el de su verdadero constructor: Goulmy y Baar.

Su marca principal, Madame Recamier, tomó el nombre de la hermosa e influyente cortesana de la corte francesa del siglo XIX, Juliette Récamier (1777-1849). Juliette recibía en su salón de París, ubicado cerca de los edificios gubernamentales, a multitud de personajes poderosos de su tiempo. Sus romances inspiraron a escritores, poetas y pintores, como el pintor francés Jacques Louis David, que pintó a la hermosa dama tendida en un sofá en posición elegante y sugerente. Como bien sabemos los vitólfilos, Goulmy & Baar tomó a esta elegante dama como icono para su marca principal de cigarros a partir del citado cuadro.

Mediante la imagen icónica de Juliette Recamier, los dueños intentaban que los potenciales consumidores de sus cigarros asociasen sus productos con la belleza, el arte, la elegancia, la seducción y la modernidad de la famosa dama parisina. Otras marcas de Goulmy & Baar nos evocan aires latinoamericanos, como:
Cuban Girl, Tres Marías, Frontera Guardiola, Guardiolas, La Rosa de Vuelta Abajo, Julita, Cubanitos, La Invicta, Viribus Audax, House Bouquet, El Palacio Real, Carlos V.
Muchas de estas marcas fueron asociadas a procedencia cubana por los vitólfilos hasta que un excelente trabajo de investigación (*5) puso de manifiesto que aparecían en un antiguo catálogo de la Royal Dutch Cigar Works de Goulmy & Baar. Todo apunta, siempre según este estudio, que Frontera Guardiola y Cia debieron ser representantes empleados por la empresa holandesa, a la vez que almacenistas y proveedores de tabaco en rama cubano a las fábricas Goulmy & Baar y la marca Palacio Real y quizás también la marca Carlos V serían fabricadas especialmente para las fiestas palaciegas del monarca español Alfonso XIII.

 

 

FUENTES DE INFORMACIÓN (*)

(*1)    Sitio Web de Paul Goulmy, nieto de Eugene Goulmy.     http://www.goulmyenbaar.nl/
(*2)     Bosch Belang. Goulmy & Baar.    http://www.boschbelang.nl/index.php/nieuws/48-goulmy-baar
(*3)  
  Enciclopedia histórica y contemporánea de Eindhoven    http://eindhoven-encyclopedie.nl/index.php/Eug%C3%A8ne_Goulmy_%26_Baar
(*4)    
Maatschappelijke activiteiten Eugène Goulmy en Rudolf Baar     http://eyecom.xs4all.nl/goulmyenbaar/view_photo.php?set_albumName=12&id=gbp
(*5)     Revista AVE nº 312. Cincuentenario Grupo Vitolfílico de Mallorca. Concurso Vitolfílico Nacional 2002-2003. Frontera Guardiola.  Autor: Juan José Serrano del Valle.
(*6)     Colección del autor.

 

 

 
Contador de visitas a las páginas
de "Grandes Tabaqueros"
Gracias por su interés.
 
050650
     
Contador de visitantes
de esta Web.
 
177428