.. A la memoria de mi padre: D. José Berni Gómez q.e.p.d. iniciador de esta colección

COLECCIONISTA DE VITOLAS DE PUROS
JUAN ALBERTO BERNI GONZALEZ (vitólfilo)   A.V.E. 1415

.

. el tabaco y su entorno-activo . La vitola . IntercambiosComprasVentas .


.

Página Inicial La Vitolfilia La HABILITACIÓN de Caja de Puros Grandes Tabaqueros Grandes Tabaqueros Grandes Tabaqueros Grandes Tabaqueros Grandes Tabaqueros Relacion de Grandes Tabaqueros y sus Marcas


Vitola gigante (31 cm. de largo) de la marca LA FLOR ISLEÑA, con el retrato su fundador, Santiago Gutierrez Martín.

santiago gutierrez martÍn (*).

Este importante tabaquero grancanario fue un auténtico pionero de la industria del tabaco en su isla natal, Gran Canaria.
Según la descripción que hizo de su persona el vitólfilo Jorge Pérez Chacón (Don Vitolino), en sus entrañables artículos en la revista de la A.V.E.
(*), fue un auténtico convencido de la opción tabaquera canaria, que viajando de pueblo en pueblo en la primera década del siglo XIX, divulgó y promovió entre los pequeños agricultores e industriales tanto de su isla natal como de las vecinas islas de Fuerteventura y Lanzarote sus teorías sobre la excelente oportunidad de su cultivo y de su segura rentabilidad como negocio.
Sus charlas despertaban una gran aceptación y curiosidad entre sus oyentes. En ellas les explicaba minuciosamente y con gran paciencia los delicados secretos del cultivo de la planta y las distintas técnicas posteriores de preparación y manipulación de la hoja, hasta llegar a los secaderos. Esta didáctica debió contribuir de forma importante al inicio de plantaciones en zonas adecuadas de la isla de Gran Canaria, como San Mateo, Tejeda, Santa Brígida, La Atalaya, Ingenio y Agüimes.

..Dos fotos históricas de la fábrica de tabaco de Santiago Gutiérrez Martín. (*3)

Sobre el año 1905 abrió una pequeña fábrica de cigarros que denominó LA FLOR ISLEÑA. Como solía ser habitual, sus primeros años fueron de dificultad para comercializar sus cigarros, pero al final gracias a la excelente calidad de sus labores logra exportar sus productos a Sudamérica, con un gran éxito en países como Argentina o Uruguay. También comercializaba tabaco en rama, con el gran inconveniente climatología canaria, pues si no llovía lo suficiente o era un año de sequía, lo normal era que el agricultor se ponía a cultivar otros productos, patatas, tomates, plátanos, etc.

La exigencia de estos nuevos contratos le obligó a modernizar y mecanizar su fábrica para poder hacer frente al continuo crecimiento de la producción de cigarros, y pensó en un valor seguro, el ya por entonces experto y prestigioso tabaquero Lorenzo Arbelo Pérez, que se había despedido de la fábrica LA FAVORITA de Eufemiano Fuentes para crear su propia marca LA CHIQUITA, pero que no le iba demasiado bien debido a su poca disposición como empresario. Dicho y hecho, le ofreció un jugoso contrato, y Arbelo después de dudarlo mucho, al final aceptó la oferta de Santiago Gutiérrez no sin pedirle a cambio una suma considerable de dinero garantizándole multiplicar su producción y sus beneficios en poco tiempo.
De este modo, Arbelo trabajará durante ocho años en la fábrica como capataz y consejero, transformándola en una de las más importantes industrias tabaqueras de Gran Canaria, tal y como había prometido a su jefe. En 1921 dejará La Flor Isleña para pasar a trabajar a la fábrica de LA REGENTA, propiedad del industrial tabaquero portugués residente en Las Palmas Joaquín J. Dos Santos.

En 1922, Santiago Gutiérrez decidió edificar un nuevo y espectacular edificio para la época, de 1.269 metros cuadrados de superficie, situado en Arenales, una de las zonas de expansión de la ciudad, en la calle Luis Antúnez esquina a Pi y Margall.
Fue diseñado por el arquitecto racionalista Miguel Martín-Fernández de la Torre, con un patio central cubierto en torno al cual se distribuían las dependencias de la fábrica en dos niveles de altura.
De él, solo se ha conservado el frontis histórico, pues el edificio propiamente dicho fue totalmente derruido para levantar en su lugar un garaje privado con una estructura que contrasta con el conjunto arquitectónico, lo cual ha desvirtuado completamente la imagen de uno de los edificios más relevantes de patrimonio industrial de Las Palmas de Gran Canaria.
(*2)

.Un ejemplo del amplio vitolario de LA FLOR ISLEÑA.

Siguiendo la evolución del mercado tabaquero desde principios de siglo XX, la continua caída del consumo de cigarros puros y aumento del de cigarrillos, hace cambiar la estrategia de producción de su fábrica, por lo que a partir de 1937, Santiago Gutiérrez decide bajar al mínimo la producción de cigarros puros y dedicarse prioritariamente a la fabricación de cigarrillos en el mismo edificio de su fábrica de tabacos La Flor Isleña, para lo cual crea una marca que denomina CUMBRE que funcionó hasta bien entrado el siglo XX. Los cigarrillos CUMBRE se elaboraban con hoja selecciona de Brasil, Santa Domingo y las propias islas Canarias.
Todo ello lo podemos corroborar analizando las dos fotos históricas de la fábrica que se exponen a nuestra derecha. En la primera de ellas, la más antigua leemos en el cartel de fábrica: "tabacos y cigarrillos LA FLOR ISLEÑA" y sobre la puerta de entrada, figura el nombre de su fundador, Santiago Gutiérrez Martín.
En la segunda foto, algo más moderna, vemos que ha cambiado la marca por "Cigarrillos CUMBRE", y sobre la puerta ahora aparece el nombre de los nuevos dueños: Hijos de S. Gutiérrez Martín.

El extenso vitolario de la LA FLOR ISLEÑA, muy vistoso y de una gran calidad litográfica, se imprimió en talleres litográficos alemanes a partir de finales de la década de 1910. Como puede apreciarse en la imagen de la izquierda, gran número de ellas tienen el formato característico de esta marca, con su emblema en el óvalo central, una rosa encerrada en un escudo ovalado y una corona en su parte superior. Las que tienen las alas en color blanco o crema está datada sobre 1918 y la serie de alas en rojo, más moderna, de 1931.
Sobre esa fecha, para para envolver los mazos de 25 cigarros puro de la marcas, se imprimó una anilla gigante de una excepcional calidad, de 31 cm. de largo, en blanco, negro y oro, con el retrato en óvalo central de don Santiago Gutiérrez Martín (se puede ver en la primera imagen de esta misma página) .

 

FUENTES DE INFORMACIÓN (*)

(*1)    Revista A.V.E. nº 148 Pag. 21-23.    Revista A.V.E. nº 156 Pág 29-31.   Revista A.V.E. nº 255, Pág. 8.     Autor: Jorge Pérez Chacón.
(*2)   Revista digital sobre ingenieria y mantenimiento.      http://www.tbn.es/templates/images/documents/21_1.pdf
(*3)   Fondo de Fotografía Histórica de la FEDAC.     http://www.fotosantiguascanarias.org/

 

 
Contador de visitas a las páginas
de "Grandes Tabaqueros"
Gracias por su interés.
 
071667
     
Contador de visitantes
de esta Web.
 
112186